Quantcast
El tiempo en: Punta Umbría
Jueves 17/06/2021

Última Columna

Unidad sindical ¿sólo el 1 de Mayo?

En este asunto vienen a cuento expresiones como: “no es oro todo lo que reluce” o aquello de “no se mezclan por mucho agitar agua y aceite"

Publicado: 15/04/2021 ·
18:30
· Actualizado: 15/04/2021 · 18:42
Autor

Rafael Fenoy

Rafael Fenoy se define entrado en años, aunque, a pesar de ello, no deja de estar sorprendido cada día

Última Columna

En este blog se pretende compartir análisis, reflexión y algo de conocimiento contigo persona lectora

VISITAR BLOG

 

 

Varios celectivos sociales gaditanos instan a los distintos sindicatos a que confluyeran en una movilización unitaria el 1º de mayo. Dicen estos colectivos que les produce una “enorme desazón” la recurrente división sindical visible en las movilizaciones laborales y sociales que se vienen produciendo. Estos colectivos reflejan aspectos de la actual situación que califican de extraordinaria: “el paro galopante, la precariedad absoluta en el empleo, los ERES, el crecimiento de la pobreza y la desigualdad, el cierre de empresas, la privatización de los servicios, el desmantelamiento del sector público…” y el progresivo deterioro de los servicios públicos, sanidad, educación, dependencia… A los que se añadirían la extrema inseguridad del sistema de pensiones. Siguen los colectivos manifestando su preocupación por “el crecimiento de la ultraderecha y su nada despreciable influencia entre las clases populares”. Para concluir que, aunque entienden “los diferentes planteamientos y estrategias que tienen las organizaciones sindicales,” no les parece lógico que esta extraordinaria tesitura que precisaría de esfuerzos extraordinarios para revertirla, no sean capaces los sindicatos de llegar a acuerdos para que pudiera producirse una deseable movilización unitaria.

Hasta aquí ese sentir sería compartido por muchas personas a las que les afecta directamente las penosas situaciones enunciadas.  Pero sin embargo se asiste a la gran contradicción de que a pesar de padecerlas esa enorme cantidad de personas no están dispuestas a cambiarlas. Aisladas cada una de ellas, en sus entornos personales o familiares, ausentes de toda asociación, dejan mecerse por los vaivenes del “sino”, del “destino”, de la “suerte”… Como mucho relatan en la tienda del barrio, en el bar de la esquina, en las reuniones familiares… Pero no se va más allá de este manifestar “públicamente” su descontento. Otras ni eso, más calladas que en “misa”, intentan pasar lo más desapercibidas posible, ocultas en el anonimato de nunca dar la cara, no manifestarse de ninguna manera y cuando apura la necesidad, buscan a la desesperada que otras personas den la cara por ellas. 

Algunas, al parecer un monton si se miran los votos, les parece hasta bien que puedan gobernar quienes no tendrán piedad de ellas. ¡Pero qué bonita es la enseña roja y gualda! ¡Qué mejor Ángel de la guarda que la “corona”! Y que magnífico el sentir patriótico que reconforta, aunque sea un instante antes de volver al aciago día a día de sus desdichas, precariedad, inseguridades, miedos, angustias… Defender la Patria sólo se realiza, defendiendo los derechos de todas las personas que en esa Patria habitan. Quienes ningunean esos derechos son ANTI-patriotas.

Cada 1 de mayo se rememora como, en el Chicago de 1888, miles de personas trabajadoras, mediante una Huelga General y enorme manifestación, exigieron la jornada de 8 horas. En la actualidad la Huelga General es imposible al ser día festivo. Los poderes civiles y religiosos, hace un siglo, así lo decidieron para descafeinar el objetivo de este gran día para la clase trabajadora. ¿Podría ser hora de cambiar de fecha? Para ponerla siempre en día laboral, convocando la huelga general correspondiente. Como dice la frase conocida: “Porque sobran los motivos”. Estos colectivos sociales podrían insistir los 365 dias del año en ese objetivo más que deseable de la unidad sindical. Pero ojo en este asunto vienen a cuento expresiones como: “no es oro todo lo que reluce” o aquello de “no se mezclan por mucho agitar agua y aceite”. Llevadas de buena voluntad, por qué no decirlo, pudieran pretender que trabajadores y empresarios se manifestaran unitariamente. Posiblemente la causa de esa “desunión” radique en que en esto del sindicalismo, hay mucha empresa-sindical funcionando.

Fdo Rafael Fenoy Rico 

COMENTARIOS