El tiempo en: Punta Umbría
Sábado 20/04/2024  

Punta Umbría

William Martin, el hombre que nunca existió vuelve a Punta Umbría

El Ayuntamiento puntaumbrieño ha anunciado que contará con un centro de interpretación de ‘El hombre que nunca existió’

Publicidad AiPublicidad Ai
  • Reunión entre Punta y la asociación Major William Martin -

Si hay un lugar en Huelva que fue parte central de una de las operaciones secretas más importantes, e impresionantes, de la Segunda Guerra Mundial, ese fue Punta Umbría.

El enclave costero se convirtió en un punto estratégico para llevar a cabo la operación ‘Carne Picada’ (Mincemeat), o como comúnmente se le conoce la historia del hombre que nunca existió.

Ese hombre, William Martin, que nunca existió vuelve a su lugar de ‘origen’, en el que fue encontrado y cuyo descubrimiento cambiaría el devenir de la historia. William Martin vuelve a Punta Umbría.

Así lo ha anunciado el Ayuntamiento de la localidad que se ha reunido con asociación Major William Martin para concretar los detalles de un acontecimiento que volverá a poner en su lugar a esta operación y su importancia para el trascurso de la Segunda Guerra Mundial y para la historia de Europa y la provincia.

El Consistorio de Punta Umbría se ha adelantado a la asociación, que vela y vigila por la historia de este personaje y su importancia, que la localidad contará con un centro de interpretación del oficial británico William Martin, ‘El hombre que nunca existió’. En este sentido, el alcalde José Carlos Hernández Cansino ha expuesto que ya está en proceso de estudio la ubicación de este espacio “del que de momento barajamos varios emplazamientos”.

Así, se van a estudiar las diferentes posibilidades de ubicar este espacio en el mejor lugar para ofrecer una versión completa de este hecho histórico que tuvo en la costa onubense su protagonista.

Y es que “a día de hoy no existe en nuestro país un espacio que explique la importancia que tuvo la operación de espionaje ‘Carne Picada’ con la que se puso final a la II Guerra Mundial y de la que William Martin es su principal protagonista”, ha manifestado Hernández Cansino.

El alcalde ha apuntado que la aparición del cadáver en la playa de Punta Umbría “justifica que seamos nosotros los que lideremos un proyecto de esta envergadura que nos coloca en el mapa de los acontecimientos históricos mundiales más relevantes y que vendrá a ampliar nuestra oferta turística”.

Una oferta turística más completa, repleta de historia y más allá de la estacionalidad. Pero también se han acordado diferentes puntos para mejorar la difusión de esta operación y su relevancia para el mundo. Entre las diferentes actividades, la presentación de la actividad ‘William Martin en aulas’ y jornadas de difusión del legado inglés en Punta Umbría, así como futuras reuniones y colaboraciones en torno a la figura del oficial británico.

En este sentido, el alcalde puntaumbrieño ha explicado que  “iremos perfilando lo que hoy son los primeros pasos de este proyecto cultural y turístico para Punta Umbría, que nos permitirá dar a  conocer el importante papel que jugamos en la operación Carne Picada, pero que también nos ayudará a potenciar el valor del legado inglés que tenemos en nuestro municipio”.

Sin duda, un paso más para poner en el mapa un acontecimiento histórico (muy desconocido) y que cambió la historia para siempre, como lo afirmaron los presentes en esta reunión inicial en la que estuvieron presentes tanto el alcalde, como los con delegados de Cultura y Turismo, Enrique Orta y Cinta López, respectivamente y la junta directiva de la asociación Major William Martin, encabezada por su director Leopoldo Sánchez Pallarés.

El legado británico en Punta Umbría

El legado inglés en Punta Umbría fue amplio e importante. Recientemente se anunciaba que pronto se restaurará para su oferta turística la Casa del Guarda de la Rio Tinto Company Limited, un edificio incluido en el Catálogo General de Patrimonio Histórico de Andalucía y uno de los últimos vestigios del legado inglés que se mantiene en pie en la localidad.

En origen, la Casa del Guarda formaba parte del conjunto de 14 casas de salud principales y otras dos casas de guardas que los ingleses edificaron bajo un mismo patrón constructivo importado de sus colonias en Oriente y único en Europa. En la misma habitaban los guardas, cuya misión consistía en vigilar y realizar las tareas de mantenimiento de los diecinueve chalés, propiedad de los ingleses, cuando éstos se encontraban deshabitados en época invernal, y estar al servicio de los mismos en los meses de verano, cuando los empleados de la compañía ocupaban sus viviendas.

Pero hay mucho más legado británico en Punta. Y sin duda, la historia del hombre que nunca existió es uno de los principales atractivos. Cada 30 de abril se le rinde homenaje, y se le ofrece flores a la tumbra del hombre que nunca existió, y es que ese mismo día de 1943 apareció un cadáver en la puntaumbrieña playa de La Bota uniformado y con esa identidad. El pescador puntaumbrieño José Antonio Rey María se dio de bruces con este cadáver, y por consiguiente con la Historia, porque aquello era de todo menos fortuito, era el colofón de la operación Mincemeat con la que el Reino Unido quería alejar a Alemania de conocer sus verdaderas intenciones.

Un engaño que valió la invasión de Sicilia y situó a Huelva (concretamente a Punta Umbría) en el mapa del conflicto más cruel y mortífero de la historia, que supuso la pérdida de casi 70 millones de vidas y una destrucción material, económica y política sin precedentes.

Sin duda, la puesta en valor de la historia de Punta Umbría con la operación MinceMeat es una de las apuestas más firmes por un turismo más allá de la estacionalidad, y volcado en su historia y legado.

 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN