El tiempo en: Punta Umbría
Viernes 24/05/2024  

El pobrecito hablador

Etiquetarse

ese remanso de paz, cordialidad y amor al prójimo, a no ser que te llames Pedro Sánchez o seas de izquierdas

Publicado: 15/01/2024 ·
09:52
· Actualizado: 15/01/2024 · 09:52
  • El líder del partido Izquierda Española, Guillermo Del Valle. -
Autor

Francisco Palacios

Palacios es matemático y programador. Publicó su único libro hace ya unos años y sigue siendo el autor más leído de su calle

El pobrecito hablador

Escribo sobre lo que me gusta, pero sobre todo sobre lo que me disgusta, como un grito desesperado para no ganarme una úlcera

VISITAR BLOG

Aquí estamos de vuelta, tras las vacaciones navideñas, ese remanso de paz, cordialidad y amor al prójimo, a no ser que te llames Pedro Sánchez, seas de izquierdas o te parezca mal ir dando carpetazos por esos ayuntamientos de Dios.

El Año Nuevo nos trae, como suele ser habitual, esos propósitos que suelen durar lo mismo que un paquete sin abrir el día de Reyes, un caramelo al pasar la Cabalgata o el maquillaje de un Baltasar torero. No teníamos bastante con todas esas promesas que tienen fecha de caducidad, sino que, para redondear el escenario político patrio, presenciamos el alumbramiento de un nuevo partido.

Izquierda Española nace con el beneplácito de todos los medios de derechas, hecho sorprendente y sin parangón. Todo el diestrismo aplaude hasta con las orejas este feliz alumbramiento, hecho que ya le hace a uno sospechar de por dónde van los tiros. Porque cuando uno se autoetiqueta, lo más probable es que las cosas vayan por otro lado. Basta con echarle un ojo a todos esos medios nacidos al albur de Internet que llaman “Libertad nosequé”, que con un simple vistazo a sus contenidos uno puede deducir que son más de derechas que el grifo del agua fría.

Un partido que recoge a todos los rebotados del PSOE, a gente de UPyD (sí, aún quedan algunos), y a ex militantes de Ciudadanos que no han terminado en el PP, no tiene la pinta que uno espera de un partido de izquierdas. Entre las lineas de su argumentario, se llaman “antinacionalistas”, lo que viene a ser, si se lee entre lineas, que están en contra de cualquier nacionalismo, a excepción del españolismo más conservador y rancio. Viniendo de un tipo que dirigía “El Jacobino”, tampoco es tan sorprendente.

A toda esa gente que cree las etiquetas que cada cual se cuelga a si mismo, habría que recordarles que el Partido Nacional Socialista no lo era, aunque algunos sigan insistiendo en darse de bruces con la Historia, que el repollo no es dos veces pollo, que en las droguerías no venden drogas, o que la República Democrática Alemana y la República Popular Democrática de Corea del Norte no son ningún ejemplo para la democracia.

 

Por si aún les queda alguna duda, recuerden que el partido de Santiago Abascal quiere cerrar todos los chiringuitos, o que el PP se autodenomina constitucionalista.

 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN